miércoles, 3 de septiembre de 2014

0

La rentrée

He vuelto, he sentido la necesidad de volver y he vuelto.

Han cambiado cosas, quiero contarlas de nuevo, y sobre todo compartir, que estoy de nuevo embarazada, y este hecho me ha recordado de nuevo el estado de aletargamiento, enamoramiento, desequilibrio, y revolución que tuve hace tres años… y quiero compartirlo todo y empaparme de las cosas que comparten otras madres 2.0

Desde el mes de marzo no he vuelto a escribir… he tenido mucho trabajo, tanto en la oficina como en casa… no tenía tiempo de sentarme, y sentía que mi yo madre se había despegado un poco de mi… y solo era mi yo mujer trabajadora, mi yo amiga, mi yo novia, y no quería saber nada de babas, cambio de pañal, juguetes, actividades mammaproof, y otras delicias…
Quería ser solo yo, no ser además mamá … me costó mucho encontrar mi yo “yo”, ya que mi “yo madre” se apoderó tanto de mi, que olvidé cómo era antes…. Y una vez que lo encontré, me dio miedo volver…. Pero las circunstancias han hecho que de nuevo esté aquí, y estoy contenta.

Planeaba quedarme de nuevo embarazada desde hace meses, pero circunstancias sobre todo laborales me lo impedían en todo momento…. Ahora que lo he conseguido, y realmente me he hecho a la idea de mi nueva situación, lo cual me ha costado un poco, quiero compartirlo. Si, me costó hacerme a la idea, a pesar de las ganas que teníamos, supongo que la pereza del nuevo estado, el no volver a caer en los mismos errores, el hecho de que sea el segundo, si al segundo podrás quererle igual que al primero, si la situación no te superará, si podrás con todo, si no me arrepentiré ( con lo a gustito que estábamos ahora que teníamos todo controlado….), pero no… los nervios del directo han pasado y estamos encantados y deseosos de ver a nuestro nuevo bebe…

Quiero contar todo, y releer de vez en cuando, la memoria es muy frágil, y se olvidan muchas cosas importantes, y no quiero.

Mi gordita está genial, más graciosa... ha crecido un montón, habla muchísimo, canta sin parar, es un terremoto, no para, nos tiene fritos, pero también nos tiene locos... nos preocupa si podremos o no querer tanto a otro niño... tanto tanto? ahora lo veo imposible...pero iremos paso a paso, sin adelantar acontecimientos.



Vengo con fuerza!