jueves, 22 de agosto de 2013

4

hijos muy demandantes...

la foto no tiene nada q ver con el tema, pero me ha encantado... tampoco quiero mostrar una foto con niños muy demandantes... “¡Pero si lo hice todo bien!”, decía una madre. “Tuvo un nacimiento respetado, la llevé encima continuamente, y todavía sigue tomando el pecho y durmiendo con nosotros. Ahora que tiene dos años, no estoy segura de nada, no sé cómo atender sus constantes demandas”.

en algunos momentos me he preguntado si mi hija es hiperactiva o mi hija es muy demandante... creo que no, pero no estoy segura, porque mi hija me demanda muchísimo, no me deja en paz, no para, es un trasto, se sube al sofa, desde el sofá se sube en los cojines, saca la cabeza por la ventana (tengo barrotes, del antiguo inquilino, menos mal! ) si estamos en una terraza con amigos, tiene q estar cogiendo todo de la mesa, probando todo lo que nos traen a nosotros, subirse encima de mi, darme las patadas pertinentes, arrancarme los pendientes, quitarme las gafas (las de ver)  tirarme del pelo, mientras se quita las pinzas del pelo que le he puesto, se las mete en la boca, se reboza cual croqueta, encuentra una colilla y se la mete en la boca, o sino, se mete la servilleta pisada, para después salir corriendo detrás de una paloma, meter la mano en la boca del perro de al lado, para después meterse la mano (chupada por el perro) en su boca....  mi hija es hiperactiva? mi hija es muy demandante?

después come muy bien, come de todo, lo suyo y lo nuestro, y a la hora que sea, duerme su siesta después de comer, mínimo hora y media, máximo hasta tres... y por la noche cae, rendida (faltaría más! ) porque ya no podrá con su pequeño cuerpecito, después de tanto trajín! madre mía! como no va a terminar rendida....
está empezando a tener sus rabietas, a veces me ha mordido, se tira en el suelo y da patadas, ¿lo habrá visto en la guardería? es una teatrera, y no sabemos cómo actuar... estamos algo perdidos.

nos hemos aliado con la iniciativa tan chula que hemos descubierto en las redes: "el desafío del rinoceronte naranja", la página original es The orange rhino challenge, donde una madre se ha propuesto estar un mínimo de días sin gritar a sus hijos, empezó por unos días y ya está en su segundo año...

estamos en esa fase en la que no sabes si es bueno castigar, si hablar con una voz más alta, si dejarle hacer lo que quiera, perdidos en cómo educar y dirigir a nuestra hija, sin perder los nervios, con amor, con apego... y no morir en el intento.... ella entiende todo, y se vuelve obediente cuando le decimos que recoja sus juguetes por que nos vamos a la calle... pero se vuelve sorda cuando le digo q no se ponga de pie encima de la mesa del salón....

acabo de comprar unos libros en Internet, os paso una relación de algunos por si os interesa el tema...  continuará....


Amar sin miedo a mal criar
Hijos intensos un enfoque positivo
Ni rabietas ni conflictos
Cómo hablar para que sus hijos le escuchen y cómo escuchar para que sus hijos le hablen
Padres liberados, hijos liberados: Guía para tener una familia más feliz (Adele Faber y Elaine Mazlish)
Aprender a educar sin gritos amenazas ni castigos. Naomi Aldort

Los padres perfectos no existen: educar a nuestros hijos sin culpabilidad. Isabelle Filiozat.
Laura Gutman : la maternidad y el encuentro con la propia sombra