martes, 30 de abril de 2013

1

La educación de los hijos (de otros...)

Este fin de semana he llegado a la conclusión de que la educación de los hijos es algo súper súper chungo.... es un trabajazo, pero en mi opinión es algo fundamental y que debes tener claro cuando tu churumbel ha llegado a tu vida, desde el momento que llega, desde el día 1.

 



Hemos pasado unos días con amigos, y sus adorables niños. He llegado a varias conclusiones después de convivir con estas familias varios días, 24 horas seguidas. La primera conclusión: la gente es muy diferente entre sí. Segunda conclusión: los hay muy egoístas. Tercera conclusión: Migordita es un sol de primavera.

En mi corta experiencia como madre (casi catorce meses), no me creo la mejor madre del mundo, pero sí creo (y quiero) hacer todo lo que está en mi mano, cada minuto de mi vida, para que mi hija sea la niña más feliz de este mundo, y también la  mejor educada. Para mí haber tenido a mi hija ha sido lo mejor que me ha pasado nunca, he deseado ser madre desde que tengo uso de razón, y ahora que ella está con nosotros, no quiero debo dejar de ser madre ni un minuto.

Digo esto porque hay que estar pendientes de ellos constantemente, esa es mi opinión, para que su vida sea lo más ordenada posible. Quiero decir a priori que soy muy cuadriculada en mi vida, híper mega organizada, e intento tener todo controlado. Así soy también como madre. Intento que mi hija tenga unos horarios de comida, los siete días de la semana, intento que tenga unos horarios lógicos de sueño, e intento que su dieta sea lo más equilibrada y sana posible, e intento estimularla con juegos, música, canciones, y aire libre siempre que se puede.

Para mí no es normal que un bebé se duerma a la una de la mañana, para mí no es normal que coma siempre potitos prefabricados, y fruta prefabricada, con la excusa de que le gustan más que los naturales. Tampoco veo lógico que un bebé de once meses se pase diez horas al día sentado en casa en la silla de paseo, sin que ningún adulto le hable, sin ningún estímulo, sin ningún juego y sin contacto alguno con otros niños. Y cambiando de edad, para mí no es lógico que un niño que no ha cumplido los tres años escupa a los adultos, pegue, grite, se haya hecho el dueño de la casa, decida cuando se sale de casa y cuando se entra, esté comiendo sentado encima de una mesa, metiendo los zapatos en los platos de los demás, coma galletas de chocolate a cualquier hora del día... y muchas otras cosas más... no os quiero aburrir.

Hay que estar pendientes de los niños, también cuando tienes a tu segundo hijo, a pesar de que el primero te absorba mucho de tu tiempo, si sois una familia, sois dos adultos para cuidar a vuestros hijos, también el pequeño necesita de vuestra atención, por muy buen niño que sea, no deberías tenerlo como un mueble. Creo que hay que reprender a los niños que empiezan a ser más rebeldes a partir de los dos años, y hacerles ver que existen unos horarios, y unas normas mínimas que hay que cumplir, como comer sentado en la mesa, por ejemplo. Reprenderles cuando pegan a otros niños, ayudarles a que coman de todo, y no todos los días sus platos favoritos. Hay que dedicarles un tiempo para leerles un cuento, cantar canciones juntos, hacer alguna actividad de manipulación, salir al parque, jugar y enseñarles a compartir con otros niños....

Si ves a tus amigas madres, que hacen todo lo contrario con sus hijos, les dices algo? puedes opinar sobre la educación de los hijos de otros? puede que no haya un solo tipo de educación, sino cada familia tiene su propio estilo? pero... podemos olvidarnos de las normas básicas de convivencia y de educación? debemos esperar a que los educadores enseñen a nuestros hijos, o somos nosotros como padres sus primeros maestros?