martes, 26 de marzo de 2013

6

1 litro por 100 libras (parte 1)


Ayer por casualidad descubrimos zapeando un programa en la tele, que me hizo recordar los momentos más hermosos y los más duros de mi vida, la lactancia materna. Hasta ahora no había hablado en el blog de mi posparto, que fue duro, y aún hoy me cuesta recordar sin emocionarme.


Mi embarazo fue maravilloso, precioso, estaba encantada, me veía más guapa que nunca, mi pelo estaba radiante, más fuerte, mi cara estupenda (dormía bastante, el primer trimestre ...), estuve haciendo deporte hasta el sexto mes, y me sentía fuerte y animada, mi piel estaba más bonita que nunca (incluso desapareció una alergia muy extraña que me salía en momentos de estrés en la palma de mi mano derecha...), también eso que dicen de los labios, se te ponen más carnosos.... estaba ideal, fueron 38 semanas y cuatro días maravillosos.

Mi parto también fue estupendo, a pesar de las 20 horas,desde que rompí la bolsa un sábado a las 8 de la mañana hasta que nació la nena a las 4:04 del domingo, puedo decir que finalmente salió en 4 empujones en el paritorio, al que entré a las 3.30 horas, el resto fue dilatación, que como buena primeriza y loca del parto natural (sin oxitocina), fue lento... pero increible.

Cuento estos detalles, porque no quiero desanimar a nadie, porque me consta que hay embarazos más chungos para algunas, partos muy muy chungos para otras, y a mí me tocó el pos parto complicado.Incluso hay mujeres que tienen embarazo, parto, pos, lactancia... y todo, todo y todo maravilloso, igual es tu caso!.... yo quiero contar esto, porque estuve varios días repitiendo sin parar, que muchas cosas (las feas feas), nadie te las cuenta, y me sentía muy indignada (con el mundo en general), sobre todo por el desconocimiento, más que por el hecho en si....(porque yo si por mi niña tengo que sufrir, sufro... que yo por mi hija, ma-to!)  y creo que la información es poder, y por eso, detallo mis primeros días con mi nena ( y el papá de la nena, que también pasó lo suyo, todo hay que decirlo....)

Sobre mi parto, he de decir, que fue bastante respetado (os recomiendo el libro de Marta Espar),  llevaba en mi mente una lista de las cosas que no quería que me hicieran, y a mi chico también se lo repetí hasta aburrirle, por si yo perdía la cabeza y no era capaz de opinar... (una no sabe a lo que se enfrenta cuando va a parir por primera vez) tengo un recuerdo maravilloso del parto, peores fueron los siguientes quince días...

En el hospital la nena (teóricamente) se había agarrado bien al pecho, o eso pensaba yo.... Nada más llegar a este mundo, me la colocaron en mi pecho (piel con piel), durante dos horas, los tres solos en una sala en silencio, ella mamando instintivamente, y nosotros observándola....creo que fue el mejor momento de mi vida.

Al cabo de unas horas, el pecho empezó a doler mucho, mucho mucho (he de decir que me considero una persona que soporto bien el dolor, lo prometo), aunque algunas enfermeras me dijeron que tenía que doler (y que sabrían ellas! ...) , pasaron las horas y empezaron a sangrar, aquello empezaba a no ser tan normal, y cuando la ginecóloga que venía a darme el alta se dio cuenta de el problema que tenía, fue cuando una matrona vino para "enseñarme" a dar el pecho (considero que fue muy tarde, primer error), en unas horas nos marchábamos del hospital. Se convirtió en un círculo vicioso, yo pensaba que la nena mamaba bien, aunque me doliera horrores e incluso ella tragara sangre, pero la nena no estaba comiendo y perdió bastante peso los días que estuvimos en el hospital (los bebés pueden perder hasta un 10% del peso con el que nacen, esa cantidad se considera normal).

En medio de todas estas pequeñas dificultades, yo estuve muy sensible en el hospital, todo me molestaba, a pesar de estar feliz, solo quería estar en la cama con mi niña, abrazadas, solas, me molestaba la gente y todos sus comentarios, no quería que nadie viniera a verme, estaba asocial, afamiliar y atodo... fue complicado.

Hoy sé que todo fue un desajuste hormonal, que hoy: un año y dos semanas después de dar a luz al amor de mi vida, aun no tengo regulado, una tiroiditis pos parto (hasta que no dejé la lactancia no me hice ninguna analítica y desconocía este problema), que le ocurre al 10% de las mujeres que dan a luz, pero esto, nadie te lo cuenta....